¿Qué diferencia a los martillos de los mazos ?

Existen muchas clases de martillos y mazos. La gran mayoría se emplean para clavar o romper una pieza y son modelos de los más convencionales, de mayor o menor tamaño, sin embargo algunos se utilizan para efectuar labores específicas y poseen unas cualidades determinadas.

 

Martillos para bricolaje

 

Una de las versiones de martillo más tradicional es el reconocido martillo de orejas o galponero. Esta herramienta se distingue por disponer de un extremo de la cabeza o cotillo redondeado, para clavar clavos, y otro curvado hacia abajo y con una ranura en medio en forma de garra. De este modo, se obtienen a través de una palanca. Esta clase de martillo se emplea, en especial, en tareas de carpintería.

Otros modelos muy usados por los carpinteros poseen un extremo de la cabeza cuadrado y el otro, en cuña. Son más angostos y livianos que los de orejas, se emplean para sujetar las puntas de menor tamaño. Para este propósito se utilizan además martillos con cabeza magnética y boca sacaclavos.

Para descartar y desportillar los restos de las labores de soldadura, se utiliza un martillo con pico afilado y boca cortante. El mango, que posiblemente es de madera o de hierro, se encuentra soldado y consolidado a la cabeza.

Por otro lado se usan martillos específicos para trabajar sobre un material en especial, como los metales. Estos disponen de un extremo plano y, en el otro, una forma de cuña.

Con el fin de picar muros o pisos, los albañiles se valen de la piqueta, una clase de martillo con una parte de la cabeza alargada y afilada.

 

¿Qué son los mazos y para qué se usan?

 

En comparación con los martillos, la cabeza de los mazos se diseña por lo regular con materiales blandos como el caucho o la madera. Esta herramienta posee igual forma que un martillo, aunque con un tamaño y peso mayores, y se emplea solo para labores de construcción y albañilería.

La cabeza de los mazos se construye con frecuencia con materiales blandos con el objetivo de golpear cinceles y romper ladrillos o tallar madera, se utilizan las llamadas macetas de albañil, que se identifican por ser pesadas y poseer el mango corto.

En la categoría de los mazos, sobresale además el martillo antirrebote. Su cabeza está rellena de bolitas de acero o de plomo. Al golpear una superficie con una maza o un martillo, este instrumento se inclina a rebotar. No obstante, la maza antirrebote absorbe el impacto. Al elevar la maza, las bolitas se concentran en la parte superior de la cabeza y cuando se efectúa el golpe éstas descienden, lo que anula el rebote.

Comments (0)

Escriba un comentario

Nombre:


Comentario: Nota: Codigo HTML no permitido

Puntuación: Malo           Bueno

Introducta en codigo:



FB Comentario

Copyright © 2018 Blog Rozagrapisa
Todos los derechos reservados.